La Psicología al alcance de todos
La Psicología al alcance de todos

Como influye realmente la cafeína en tu cerebro.

Parte de lo que piensas de la cafeína es realmente cierto, pero mucho no lo es. Muchos de los efectos que crees que tiene la cafeína en tu cerebro son solo psicosomáticos.

 “Cuenta la leyenda que un pastor llamado Kaldi, un gran observador, descubrió el café en Etiopía, en algún momento entre el 300 y el 800 DC. Se dio cuenta que sus cabras no dormían por la noche después de comer bayas de café. Tomó las bayas y las llevó a un abad local, que elaboró el primer lote de café, haciendo notar sus efectos en la excitación y la cognición”.

Desde entonces los seres humanos han estado fascinados con la cafeína y con mucha razón.

Algunos de sus efectos son extraños y contradictorios. En muchos sentidos, el efecto de la cafeína en tu mente es mucho más gracias a lo que tu esperas que a lo que realmente hace.

coffee

Seguramente que encontrarás al menos una o dos cosas para sorprenderte:

  • La cafeína no necesariamente provoca que la gente no pueda dormir.

El pastor Kaldi puede haber tenido razón sobre sus cabras, pero no necesariamente sobre los seres humanos. A pesar de todo el alboroto hecho sobre la cafeína y el dormir, hay poca evidencia que la cafeína cree problemas para dormir. La investigación concluye que la mayoría de las personas que han sido sometidas a los estudios generalmente consumían cafeína en el día, en horario de trabajo para vencer la somnolencia, pero no se levantaban a media noche para tomarse un expresso doble.

Aún así hay estudios en los que daban cafeína en secreto a los participantes antes de ir a la cama y sorpresa, sorpresa generalmente no afectaba el sueño.

  • La gente culpa a la cafeína de muchos males.

No es solo la falta de sueño, mucha gente cree que la cafeína les cae mal y les provoca muchos otros transtornos no asociados específicamente con la sustancia. Por ejemplo dolores de cabeza, mala noche de sueño, sensación de nerviosismo y así sucesivamente.

Los investigadores muchas veces han dado placebos a la gente diciendoles que contenían cafeína. Los sujetos de prueba posteriormente afirmaba haber dormido mal, desarrollado dolores de cabeza y todo el resto. Pero no podía ser debido a la cafeína ya que los placebos no la contenían, pero esta gente creía que si habían ingerido cafeína por lo tanto les iba a causar los síntomas que esperaban que la sustancia cause.

  •  El café es bueno para la siesta.

Puede parecer loco tomar una taza de café y luego ir a dormir la siesta. Pero si está privado de sueño, esto puede ser la respuesta.

En un estudio se ha dado a gente cansada cerca de 200mg de cafeína (una o dos tazas de café instantáneo), y a continuación le dijeron que tomaran una siesta. La cafeína sumada a la siesta, a menudo, tiene un efecto aditivo sobre el rendimiento. En otras palabras, la cafeína mejora el rendimiento de descanso que tiene la siesta.

Inténtelo: tomar un café y una siesta de unos 5-15 minutos y verá como se siente. Incluso la gente que normalmente no toma siestas, puede encontrar este beneficio.

  •  Aumenta la atención

La mayoría de la gente más alerta después de un café, pero ¿se muestran más alerta en las pruebas científicas?

La respuesta es en cierto modo sí, pero en muchos aspectos no.

El hallazgo más fuerte es que la cafeína aumenta los periodos de atención y vigilancia. Este es el tipo de atención que se necesita para seguir haciendo una tarea relativamente rutinaria que es poco gratificante. Es por eso que a veces es tan bueno un café expresso en el trabajo, nos mantiene perseverantes en la atención de las cosas aburridas que tenemos que pasar.

Este hallazgo es particularmente fuerte para las personas que no han tenido un periodo de sueño suficiente, que somos la mayoría de nosotros hoy en día.

Cuando nos alejamos hacia las otras áreas psicológicas, como los tiempos de reacción, el aprendizaje y la memoria, las cosas se vuelven menos claras. A veces la cafeína los mejora, a veces les hace peor y a veces no hay diferencias.

En general no hay evidencia de que la cafeína cause diferencias en las tareas que requieran un pensamiento puntual.

  •  Dos tazas son buenas, cinco tazas hacen mal.

Como todo en la vida, tener demasiado de algo bueno puede ser contraproducente. Y la cafeína no es la excepción.

En los estudios mencionados anteriormente, cuando la gente consume alrededor de 200-300g de cafeína es que reciben los beneficios mencionados, esto es alrededor de tres expresos o 2-3 tazas de café instantáneo. Encima de los 500mg, sin embargo, no hay aumentos en el rendimiento y la gente comienza a experimentar efectos negativos.

Naturalmente esto dependerá de su nivel de tolerancia  a la cafeína, como el cuerpo y la mente se acostumbran a las sustancias, los niveles de tolerancia varían, como con cualquier sustancia.

  •  Hay síntomas de abstinencia cuando quieres renunciar a la cafeína.

Dicen que si quieres renunciar a la cafeína debes prepararte para el síndrome de abstinencia que se da entre las 12 y 24 horas después de la última taza de café. Entonces puedes comenzar a desarrollar dolor de cabeza y sentirte irritado, cansado y ansioso.

¿Es así realmente o es lo que esperas?

Incluso los síntomas de la abstinencia pueden ser al menos en parte causados por nuestras expectativas sobre los efectos de la cafeína. Es algo poco estudiado, pero hay una insinuación de que si no esperas que te den síntomas de abstinencia, entonces realmente no los tendrás.

 

Esto es probablemente porqué algunas personas reportan no tener síntomas de abstinencia cuando dejan de consumirla. Así que renunciar a la cafeína puede no ser tan difícil como piensas.

  •  Ayuda a sentirse mejor.

Un poco de café puede hacer que te sientas mejor y demasiado te hará sentirte mal.

Las dosis moderadas son la clave. ¿Qué se considera una dosis moderada?

Dependerá de su consumo habitual y su susceptibilidad genética que es hereditaria. Así que si tus padres pueden tomar un triple expreso sin sentir que sus cabezas explitan, entonces es probable que tú también puedas hacerlo.

Pero incluso una sensibilidad heredada a la cafeína se puede superar con verdadera dedicación a la causa.

  •  El café mata el dolor.

Hay algunos indicios en las investigaciones que sugieren que la cafeína puede ayudar a reducir el dolor.

Si usted tiene un dolor de cabeza tensional, por ejemplo, los estudios sugieren que el paracetamol junto con la cafeína proporcionarán un alivio más efectivo que el paracetamol solo.

  •  La cafeína agudiza los sentidos.

El efecto de la cafeína en los sentidos es algo interesante:

Los estudios demuestran que después de una taza de café o dos las personas pueden ver mejor en la oscuridad. El aumento es de entre 20 y 38%. También los resultados mostraron que se puede discriminar mejor entre los colores después de beber cafeína. La cafeína posiblemente ayuda a la gente a ignorar los estímulos de distracción que hay en el ambiente.

  •  La cafeína probablemente no sea adictiva.

Técnicamente la cafeína no es realmente adictiva debido a la forma en que funciona en el cerebro y porque muchas personas no sufren síndrome de abstinencia cuando renuncian a ella.

Sin embargo, un pequeño número de personas, parecen ser adictas a ella. Pero cuando se compara la cafeína con las drogas que son realmente aditivas, como la cocaína o la heroína, queda bastante claro que la cafeína no es propiamente adictiva.

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies