La Psicología al alcance de todos
La Psicología al alcance de todos

Entender los Trastornos de Alimentación

No es fácil comprender los problemas con la comida si no se han sufrido en primera persona o se ha convivido con alguien que los padezca.

Los técnicamente llamados TCA (Trastornos de la Conducta Alimentaria): Anorexia Nerviosa, Bulimia, Trastorno por Atracón, Obesidad, Vigorexia, Ortorexia, son trastornos psicológicos en los que se altera la ingesta alimentaria y la relación con el propio cuerpo.

En lugar de definir cada uno de ellos y enumerar sus características, en este artículo vamos a centrarnos especialmente en comprenderlos, para entender el tratamiento que requieren.

Los TCA son un síntoma, es decir, una señal de alarma que nos indica que algo no está bien. Se podría comparar con tener fiebre, que es la manifestación más común de todo tipo de enfermedades ¿qué nos ocurre entonces?

Para tratar los TCA, tenemos dos caminos paralelos e interconectados:

1- La nutricionista trabaja con el síntoma (bajar la fiebre).

2- La psicóloga trabaja con los motivos que causan esa fiebre, es decir, los trastornos psicológicos subyacentes (tratar la enfermedad que provoca la fiebre).

¿A qué nos referimos cuando hablamos de los trastornos psicológicos que hay detrás?

Evidentemente, hay que diagnosticar caso por caso y analizar a cada persona y su contexto de forma individual. Aunque el termómetro nos indique la misma fiebre en todas las personas (ej. 40º) el origen puede ser radicalmente distinto en cada una de ellas.

En primer lugar, se detecta si hubiera algún tipo de patología más severa y complicada. No suele ser lo habitual, pero necesitamos saberlo porque el tratamiento requiere un enfoque distinto. En esos casos necesitamos el apoyo de una medicación específica supervisada por un psiquiatra (sobre la función de la medicación hablaremos en otro artículo).

Una vez descartadas patologías graves y limitaciones físico-fisiológicas, comienza el tratamiento en equipo: La nutricionista se ocupa del seguimiento nutricional y de la educación alimenticia, y la psicóloga trabaja junto con la persona el aspecto psicológico en terapia.

Este es un camino largo, de autoconocimiento, de contacto con lo propio y con lo emocional, de entendimiento de nuestras situaciones, de cambios, de frustración, de recaídas, de avances, de logros, de mejorías y satisfacciones.

Es un trabajo personal que conlleva muchos y enormes beneficios, no sólo respecto a los TCA, que pasan a un segundo plano, sino también y sobre todo, respecto a nuestra vida en general.

Psicóloga Silvia Igualador

Centro de Psicología Argensola

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies