Cómo nuestras actitudes pueden desencadenar trastornos alimentarios

¿Sabías que más del 70 por ciento de los jóvenes están insatisfechos con su cuerpo y quieren perder peso? No hay casi nada tan fuerte como la presión de los compañeros para convencer a las personas de que hagan cosas que no son buenas para ellos. Cuando se trata de trastornos alimentarios, simplemente hay tantos mensajes sobre la importancia y lo que para la sociedad es un cuerpo atractivo que las personas tomarán medidas extremas para adelgazar, incluso a expensas de su salud. Además, las actitudes predominantes sobre la alimentación y la dieta también desencadenan en problemas de salud y niños y jóvenes que deben recurrir a tratamientos en la clínica de trastornos alimenticios.

Un problema surge del hecho de que a la mayoría de los niños nunca se les enseña la forma correcta de comer. Hay muchas máquinas expendedoras y de comida rápida en las escuelas, y en casa, sus padres a menudo no comen más saludablemente que los niños en los almuerzos escolares. Los niños nunca aprenden la manera correcta de comer, e incluso si los padres les dicen que no coman de cierta manera, si no están dando el ejemplo correcto, su comportamiento refuerza los hábitos dietéticos negativos que pueden causar aumento de peso y negar al cuerpo los nutrientes que necesitan.

De hecho, los padres tienen más influencia sobre sus hijos de lo que creen. Si piensa en lo que tiende a desencadenar los trastornos alimentarios, puede citar cosas como el deseo de ser más atractivo, encajar, tener control sobre algún aspecto de su vida, buscar una forma de lidiar con el dolor, ceder al hambre o falta de hambre, y cosas de esta naturaleza. Todos estos son válidos, pero ¿qué hay de buscar la aprobación de los padres?

Hay muchos niños que son abandonados o abusados. Si un niño crece en un hogar donde sus padres nunca están cerca, pero siempre hay una bolsa de papas fritas o un bote de helado, es más fácil depender de la comida como fuente de consuelo. Además, los niños a los que siempre se les dice que no son lo suficientemente buenos o atractivos, incluso si los padres tienen buenas intenciones al decirlo, pueden recurrir a algo desesperado para obtener la aprobación. Lo peor de todo es que la sociedad está tan condicionada a aprobar la pérdida de peso que alguien que está adelgazando debido a un trastorno alimentario seguramente recibirá cumplidos y aliento en el camino.

Otra forma en que los niños pueden crecer con un trastorno alimentario es sentirse condicionados para aceptar la comida como recompensa. Por ejemplo, un padre negligente u ocupado podría sustituir la paternidad real con dulces como recompensa. Cuando un niño hace algo bien, recibe algún tipo de postre como recompensa, y si hace algo malo, se le anima a portarse mejor porque obtendrá algo sabroso. Con este condicionamiento, un niño puede crecer para vincular la comida con el comportamiento, en lugar de algo necesario para el bienestar del cuerpo.

Nuestras actitudes también pueden desencadenar trastornos alimentarios de otras formas. Si tiene una actitud negativa hacia la comida porque abusaron verbalmente de su peso, es más probable que desarrolle un trastorno alimentario que alguien que tiene una relación saludable con la comida.

Posts Relacionados