LA DEPRESIÓN Y LAS REDES SOCIALES

Los estudios muestran que la depresión entre los adolescentes y adultos jóvenes se ha vuelto más común durante la última década. Una de las causas a las cuales se le atribuye, es el uso de las redes sociales, ya que esta tarea también ha estado en aumento durante el mismo período. Es difícil decir con certeza que las redes sociales causan depresión. Sin embargo, hay varias formas en que el uso de las redes sociales podría dañar a los niños.

Los niños necesitan conexión

Algunos expertos piensan que conectarse con compañeros en línea es menos satisfactorio emocionalmente que hacerlo en persona. Las investigaciones muestran que los adolescentes que pasan más tiempo en las redes sociales también se sienten más aislados.

La conexión de los niños con la familia y los cuidadores es primordial en la vida, por supuesto, pero también necesitan conectar con los grupos de amistad, y en la adolescencia con un círculo más amplio, junto con su creciente independencia. Los niños aprenden mucho implícitamente, al estar con niños y al estar en la escuela.

 Pero no es lo mismo para todos los niños, como saben los padres. Algunos niños están tristes sin sus amigos, algunos extrañan el trabajo en grupo y el aprendizaje social. Algunos padres ven a sus hijos menos estresados, más seguros y más felices aprendiendo en casa. A algunos niños les gustan las interacciones cara a cara, otros se sienten igualmente cómodos al conectarse a través de juegos o redes sociales. Los padres notan que algunos se conectan constantemente en línea y otros pasan más tiempo solos y esto puede ser su preferencia o debido a factores fuera de su control.

Encuentro que incluso los niños que pasan mucho tiempo solos, incluidos los niños tímidos y los niños con autismo, por lo general todavía necesitan sentir aceptación y pertenencia. La exclusión y el rechazo duelen. Los niños con discapacidades necesitan conexión y respeto por sus necesidades sociales, intelectuales, emocionales, de salud y seguridad. Pero los niños y adolescentes que sólo aprenden a comunicarse por redes sociales, suelen tener más problemas para adaptarse y comunicarse en un entorno presencial. Las pantallas impiden notar los cambios de humor, las microexpresiones y todo el lenguaje corporal que ocurre en la comunicación entre humanos y que nos dan el contexto adecuado para entender el mensaje.

Daños a la autoestima

Otra teoría es que las redes sociales son perjudiciales para la autoestima de los adolescentes. Ver muchas fotos perfectas en Internet puede hacer que los niños y niñas se vean a sí mismos de manera negativa. Sentirse mal consigo mismo puede provocar depresión.

Distracciones y falta de sueño

Las redes sociales también pueden reducir el tiempo que los niños dedican a actividades que los hacen sentir bien, como hacer ejercicio, estudiar, ver documentales y otros pasatiempos. Además, puede distraerlos de realizar tareas importantes como la tarea escolar. Los estudios también sugieren que el uso de las redes sociales durante la noche interfiere con el sueño reparador de muchos adolescentes. Cuando Shakespeare llamó al sueño «la suave enfermera de la naturaleza», definitivamente estaba en lo cierto. Siglos más tarde, los investigadores han descubierto que el sueño inadecuado de los niños afecta su funcionamiento emocional de formas que pueden predecir problemas sociales a largo plazo.

Como prevención, lo que se recomienda es estar atento a los signos de depresión y buscar ayuda profesional si está preocupado. Es especialmente importante prestar atención a los niños que están muy estresados.

 

Posts Relacionados