Qué hacer si las redes sociales te dan problemas con tu imagen corporal

No hay duda de que los avances tecnológicos en los medios sociales han cambiado el mundo. Pero también sabemos que las plataformas de los medios sociales han contribuido a los problemas de salud mental y de imagen corporal de sus usuarios adolescentes, sobre todo de las chicas. Estos problemas incluyen la ideación suicida, la depresión, la ansiedad, la insatisfacción corporal, los diversos tipos de trastornos alimenticios y otros.

Pero las adolescentes no son la única población que se ha visto afectada por las plataformas de las redes sociales. Todo el mundo, desde los niños pequeños hasta los adultos mayores, es vulnerable a los efectos perjudiciales de los algoritmos de Facebook e Instagram.

Esto no significa que tengas que salir corriendo y borrar tus cuentas de redes sociales porque hay muchos beneficios en nuestra conectividad a través de las redes sociales, pero sí significa que deberías reevaluar tu relación con aplicaciones como Instagram y Facebook si están impactando en tu salud mental.

La adicción a las redes sociales y la interiorización de contenidos nocivos

Las aplicaciones como Instagram y Facebook pueden ser extremadamente adictivas. De hecho, cambian la estructura y el funcionamiento de nuestro cerebro.

Y no sólo eso: estas aplicaciones activan las mismas vías de recompensa neuronal que las máquinas tragaperras, las drogas y el alcohol, lo que significa que el uso de las redes sociales puede convertirse rápidamente en un comportamiento compulsivo.

Y puede causar más daño del que crees, especialmente si eres vulnerable al tipo de contenido que puede causar o empeorar los problemas de imagen corporal. Piensa en celebridades, modelos, entrenadores de «fitstagram», blogueros e influencers que glorifican las dietas y sobrevaloran la delgadez.

Cuando ves e interactúas con este tipo de contenido negativo, puede que no te des cuenta de cómo estás interiorizando este mensaje y cómo estas imágenes pueden reforzar un sentimiento de estigmatización de aquellos cuyos cuerpos no «coinciden» con las imágenes corporales irreales. Pero las consecuencias son innegables. Según un estudio publicado en Computers in Human Behavior Reports, Instagram se asocia con problemas de imagen corporal, comparación social, baja autoestima, alimentación desordenada y otros problemas negativos.

Cómo proteger tu salud mental

El primer paso para protegerse es comprender el potencial impacto destructivo de las redes sociales. La próxima vez que vayas a coger tu smartphone, sé consciente, pregúntate si es necesario o si simplemente lo haces por aburrimiento o por obligación. Una vez que te des cuenta de por qué recurres a tu teléfono, por ejemplo, en momentos de estrés, aburrimiento, por costumbre o cuando estás solo o sola, podrás empezar a entender el ciclo de uso compulsivo y luego tomar medidas para romper ese ciclo.

Una de las mejores cosas que puedes hacer por tu salud mental es limitar tu exposición a los contenidos que avergüenzan tu cuerpo. Haz un pacto contigo mismo para no seguir cuentas que contribuyan a los desórdenes alimenticios y fomenten las dietas, el ejercicio excesivo, las comparaciones corporales y más. Tómate el tiempo de revisar tus cuentas de redes sociales y haz una limpieza de tu línea de tiempo: deja de seguir, silencia o incluso bloquea las cuentas tóxicas.

Aquí tienes otras cosas que puedes hacer para protegerte en Internet:

  • Seguir a personas influyentes con conciencia social y positivas para el cuerpo que celebren todo tipo de cuerpos
  • Limitar el uso de las redes sociales al levantarse y al irse a dormir
  • Bloquea y denuncia a los trolls; resiste el impulso de relacionarte con ellos
  • Utilizar una aplicación que ayude a limitar el tiempo de pantalla;
  • Salga de las redes sociales si algo le provoca y, en su lugar, acuda a un amigo o a un ser querido para conectarse;
  • Únase a un club de lectura, considere la posibilidad de realizar un trabajo voluntario o de hacer una contribución en su comunidad local; mejor aún, pida a un amigo o a un familiar que se una a usted.

Invierte en relaciones que enriquezcan su vida

Todos sabemos lo fácil que puede ser obsesionarse con la vida de los famosos y las personas influyentes, por muy tóxicas que sean. Pero no conocemos realmente a estas personas, y la inversión es unilateral, una sombra de una relación real.

En su lugar, comprométete a invertir en las relaciones que enriquecen tu vida, las que existen fuera de los límites de las aplicaciones basadas en imágenes como Instagram y Facebook. Puede que, al principio, sea difícil abandonar el hábito de coger el smartphone cada pocos minutos, pero es innegable que centrarse en las relaciones de la vida real es un uso más inteligente y saludable de tu tiempo y energía.

Un consejo útil es crear una estructura en tu vida en la que dejes el teléfono durante un periodo de tiempo determinado. Esto puede significar dejar el teléfono en otra habitación mientras pasas tiempo con tu pareja o amigo. O bien, puedes tener una cesta en la que todo el mundo deba poner su teléfono al llegar a casa por la noche.

Posts Relacionados