La Psicología al alcance de todos
La Psicología al alcance de todos

Consiga que el estrés deje de arruinar su sueño.

Es típico cuando se está estresado porque se acerca una fecha límite el día se hace demasiado corto, por lo tanto debe quedarse despierto algunas horas más y tratar de adelantar algo. Incluso si usted consigue solamente tres o cuatro horas de sueño te dices a ti mismo que con un café en la mañana lograrás pasar el día. Al día siguiente, estás de verdad muy cansado y tienes dificultades para concentrarte. Te sientes completamente abrumado y estás sumamente irritable. Es un círculo vicioso porque duermes menos para rendir más en el trabajo o el estudio y al final eres menos productivo por la falta de horas de sueño.

Es una situación familiar para la mayoría de la gente. Con el aumento en los niveles de estrés entre los adultos de todas las edades, la disminución de la calidad y cantidad de horas de sueño es importante. En otras palabras el estrés puede afectar la cantidad y lo bien que dormimos. De hecho en varias encuestas a nivel mundial el 25% de los hombres y el 35% de las mujeres informaron que el estrés estaba interfiriendo en su sueño. Ellos reportaron experimentar cambios en los hábitos de sueño, como dormir en exceso, dificultad para conciliar el sueño y despertar en mitad de la noche.

Si quieres romper el ciclo de estrés y mal sueño-fatiga, considera las siguientes estrategias para mejorar tus hábitos a la hora de acostarte.

 

Ir a la cama siempre a la misma hora:

Ir a la cama a la misma hora cada noche (o día si trabaja de noche) Incluso si decides levantarte más temprano a la mañana siguiente, estarás más descansado y con suerte productivo.

 

Hacer ejercicio:

Cuando las personas están estresadas o cansadas, el ejercicio puede no estar en la lista de cosas que hacer. Pero incluso un corto paseo varias veces por semana ayuda a sentirse más tranquilo, dormir mejor y mejorar su concentración en plazos importantes.

 

Apagar el exceso de pensamientos.

 

Aprender a detener el exceso de pensamientos, cuando se trata de conciliar el sueño o cuando se desvela a mitad de la noche. Antes de estar listo para ir a dormir asegúrate de hacer una lista de todas las tareas para mañana y de las otras cosas que estén en tu mente.

Escribir las tareas puede ayudarte a despejar tu mente, priorizar las tareas por la mañana y te hará ver que haz estado haciendo progresos.

 

Apaga tu cerebro.

Trata de no activar o estimular tu cerebro antes de acostarte o en medio de la noche. Convierte tu cerebro con técnicas de relajación,  mindfulness,  ejercicios que se centran en tu respiración, escuchar música relajante. Trata de evitar encender el ordenador, teléfono, TV y otros aparatos eléctricos. Las pantallas brillantes ya sean pequeñas o grandes están afectando la capacidad de conciliar el sueño.

 

Hable con su médico

Si nada parece funcionar, su médico puede evaluar los posibles factores que afectan su sueño, que usted puede no haber tenido en cuenta: problemas endócrinos, efectos secundarios de los medicamentos, la depresión, la ansiedad, la apnea del sueño, entre otros. Pida referencias a algún profesional como un psicólogo para aprender técnicas efectivas que ayudarán a mejorar el sueño y manejar mejor el estrés. Usted puede desarrollar habilidades para manejar muchas de las situaciones estresantes de su vida. Más sueño y sueño de buena calidad ayudan a que las personas se sientan y funcionen mejor y reduce el riesgo de sufrir problemas físicos, emocionales, de relación y de trabajo.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies