La Psicología al alcance de todos
La Psicología al alcance de todos

Trastorno obsesivo compulsivo y Trastorno dismórfico corporal.

El trastorno dismórfico corporal es cuando una persona se obsesiona con un defecto imaginado o menor en sus características físicas.

El paciente pasa todo el tiempo obsesionado con esa imperfección, mirándose al espejo enfocado en taparla o hacerla menos notoria, muchas veces sometiéndose a tratamientos en forma compulsiva para tratar de corregir ese supuesto defecto, aquí el TDC se transforma en una clase de TOC.

Si el trastorno dismórfico corporal se ha trasformado en un trastorno obsesivo compulsivo se puede comenzar tratando el TOC, el tratamiento de la obsesión puede mejorar también el TDC.

Lo primero que tienes que hacer es dejar de realizar los tratamientos y rituales para ocultar o disminuir el supuesto defecto. Ellos no van a quitar o corregir el defecto imaginario o apenas perceptible.

La segunda cosa que usted necesita hacer es darse cuenta de que nadie es perfecto. Todo el mundo tiene defectos menores, todo el mundo!

Los modelos que se ven en la televisión están cubiertos con maquillaje y con filtros digitales. Piense un poco en las personas que conoce cuántas tienen una ligera desviación en la nariz? O un lunar en su ojo? ¿Cómo crees que se sienten? Para ser honesto, muchos ni siquiera se han dado cuenta!

Así que lo que hay que hacer es darse cuenta de que todo el mundo tiene una ligera imperfección y eso es lo que nos hace humanos. Segundo darse cuenta de que siempre hay alguien más por ahí que tiene algo peor que tú. Es ahí que puedes empezar a darte cuenta de que la pequeña imperfección en realidad no es tan mala y que puede indicar originalidad y puedes estar feliz de no ser un calco de otra persona, eres el único en el mundo como tú .

Si te concentras en la imperfección, resaltará más a tus ojos, lo que hay que hacer es quitar el pensamiento de ella. Cuando te miras a un espejo y ves ese defecto que tanto te disgusta déjalo de lado y concéntrate en las partes que más te gustan de tu cuerpo, resalta esa parte que te gusta y no le des oportunidad a tu defecto de mostrarse. Entonces el pensamiento molesto se desvanecerá con el tiempo. Repita este proceso hasta que se vuelva más fácil. A veces hacer algunas preguntas a otras personas sobre el defecto que tú piensas que está allí es útil. Si ellos no ven nada raro o no se dan cuenta, te convencerás que no es para tanto. Es imperativo que confíes en ellos.

Vive y acéptate como eres, recuerda que la vida es corta y que debemos disfrutar cada momento que estamos aquí para ser felices no para sufrir por cosas que no tienen sentido.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies